Clases de uso

Clases de uso

Se establecen cinco clases de uso o situaciones reguladas por la actual normativa europea (EN-335.1/92 y EN-355.2/92) que determinan el tipo de protección requerida y el índice de penetración necesario para cada aplicación.

Las clases de uso son:

  • Clase de uso 1

Situación en la cual el elemento está bajo cubierta, completamente protegido de la intemperie y no expuesto a humedad. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio inferiores a 18 %.

  • Clase de uso 2

Situación en la cual elemento está bajo cubierta y completamente protegido de la intemperie, pero en la que se puede dar ocasionalmente una humedad ambiental elevada que puede conducir a una humectación ocasional (humectaciones superficiales) pero no persistente. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio inferiores al 18-20%

  • Clase de uso 3

Situación en la que el elemento se encuentra al descubierto pero no en contacto con el suelo. El componente puede estar permanentemente expuesto a la intemperie, pero en cualquier caso está sometida a una humidificación frecuente. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio superiores al 20%, con alternancias relativamente rápidas en sus valores al existir periodos de humectación y de sequedad.

  • Clase de uso 4

Situación en la cual el elemento está en contacto con el suelo o con agua dulce y expuesto a una humidificación permanente. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad superiores al 20% durante largos períodos de tiempo.

  • Clase de uso 5

Situación en la que el elemento está permanentemente en contacto con el agua salada. La madera y sus productos derivados alcanzan contenidos de humedad de equilibrio superiores al 20% durante largos períodos de tiempo.

 

Las clases de uso están definidas en las siguientes normas europeas:

UNE EN-335-1: Durabilidad de la madera y de los productos derivados de la madera. Definición de las clases de uso. Parte 1: Generalidades.

UNE EN 335-2: Durabilidad de la madera y de los productos derivados de la madera. Definición de las clases de uso. Parte 2: Aplicación a la madera maciza.

 

La protección requerida para cada clase de uso de la madera se puede ver en el siguiente cuadro: 

Clase de uso

Humedad

Ejemplo

Índice de penetración a alcanzar

              1

Nunca

Parquets, escaleras interiores

P1 (ninguna)

             2

Ocasionalmente > 20%

Estructuras de cubierta

P2 (3mm albura, 4mm axial)

             3

Frecuentemente >20% sin contacto con el suelo

Ventanas exterior y puertas exterior

P3 (4mm albura)

P4 (6mm albura)

P5 (6mm albura, 50 mm axial)

P6 (12 mm albura)

P7 (20 mm albura)

            4

Permanente > 20% con contacto con el suelo

Estacas, postes, pérgolas, estructuras exteriores en contacto con el suelo

P8 (total albura)

P9 (total albura, 6 mm duramen)

            5

Con contacto permanente con aguas marinas

Muelle de playa

P8 (total albura)

P9 (total albura, 6 mm duramen)

 A cada nivel de protección exigible puede corresponder una técnica, medio o producto para llegar a tal nivel.  

En la siguiente figura podemos visualizar la zona de albura y de duramen de la madera:

                             

 

Tipos de protecciones existentes: superficial, media y profunda

Los tipos de protecciones existentes son: superficial, media y profunda

  • Protección superficial

     Los productos protectores que dan una protección superficial son lasures, barnices y pinturas; estos permiten alcanzar protecciones de clase de riesgo 1.  La penetración media alcanzada es de 3 mm, siendo la mínima de 1 mm en cualquier superficie impregnada.

Se clasifican en peliculares, que se tienen que aplicar de forma frecuente o a poros abiertos, proporcionan un acabado no pelicular.

Suelen tener aditivos contra agentes biológicos (hongos e insectos) y contra rayos UV. Son de efectos limitados en el tiempo.

 

  • Protección media:

Principalmente protectores en disolventes orgánicos, y en menor medida sales hidrosolubles

Son los productos adecuados para alcanzar una protección eficaz en la clase de uso 3. Son en general de aplicación por autoclave mediante sistema vacío-vacío (más conocido como vac-vac) para llegar a niveles de penetraciones P3 a P7.

Otro modo de aplicación de estos productos es por pulverización.

Conviene recordar que los disolventes orgánicos no inducen agua a la madera. La principal utilización de esas piezas tratadas es como madera de construcción elaborada (ventanas, revestimientos, etc.). La madera así impregnada se puede barnizar y pintar, y hay que recalcar que esos productos no son corrosivos para los metales.

  • Protección profunda:

Sales hidrosolubles y creosota

Necesarios para garantizar una protección adecuada y duradera en las clases de uso 4 y 5. Son de obligada aplicación mediante autoclave con sistema VAC-VAC o mejor VACIO-PRESION-VACÍO que son las únicas técnicas para llegar a una penetración profunda que corresponde a las exigencias de los niveles P8 y P9.
Se emplean mayoritariamente en madera de construcción o para estructuras en contacto con el suelo y/o expuestas a la intemperie.

                 

 

Agentes que degradan la madera

Los agentes que pueden deteriorar la madera están clasificados en dos grupos: abióticos y bióticos.

Los agentes de tipo abiótico son:

  • Humedad: con diferente incidencia sobre la madera a partir del 30% (p.s.f - punto de saturación de la fibra), actúa de forma tanto directa como indirecta, causando diversos daños.
  • Insolación: la radiación solar provoca una decoloración superficial de la madera. Los rayos UV eliminan la lignina de las paredes celulares, causando una desfibración de la madera (deterioración de sus propiedades mecánicas).
  • Fuego: destrucción parcial o total de la madera.

Los agentes de tipo biológico se recogen en tres grupos:

  • Hongos xilófagos

Los hongos son organismos vegetales inferiores sin clorofila, que se nutren de materiales orgánicos ya elaborados.

Estos materiales pueden ser residuos de organismos que en un tiempo estuvieron vivos (y entonces los Hongos son llamados Saprofitos) o parte integrante de organismos en actividad vital (en cuyo caso los Hongos son Parásitos).
La importancia de los hongos en el campo de la madera es especialmente notable por los fenómenos de destrucción y de desorganización del cuerpo leñoso que provocan.

Existen diversos tipos de hongos, entre los que destacan los hongos de caries de la madera, que provocan importantes disminuciones en las dimensiones y características resistentes de la madera, los hongos de coloración, que influyen poco en las propiedades mecánicas de la madera pero si en la estética de la misma, produciendo el azulado y el moho sobre la misma.

                                     

  • Insectos xilófagos.

Los insectos más importantes que producen deterioro de la madera son: coleópteros eisópteros (termitas).

Los coleópteros son insectos que vuelan y ponen sus huevos en los poros y en las grietas de la madera. Los mayores daños son provocados por las larvas que excavan galerías en el interior del material.

Las termitas son insectos sociales subdivididos en diversas familias. Forman grandes galerías en el interior de la madera disminuyendo sus propiedades resistentes. Especial importancia es que en su actividad huyen totalmente de la luz, por tanto no se perciben con una inspección superficial ya que la superficie externa de las piezas de madera es siempre cuidadosamente respetada. Es por ello que la alarma es siempre tardía y se produce a la caída de cualquier pieza resistente.

 

                                  

  • Xilófagos marinos.

Término aplicado esencialmente a invertebrados marinos tales que Limnoria sp.p. y Teredo sp.p., que exigen un cierto grado de salinidad del agua y que excavan en la madera galerías o cavidades extendidas.

Estos organismos pueden dañar gravemente tanto las estructuras fijas como las flotantes.

Subir
Web Design by Plenummedia